Visitando el mercado más grande de Budapest: tesoros en el Gran Mercado Central

Si visitas Budapest, el Mercado Central es el lugar perfecto para conocer más sobre la cultura y la cocina húngara.

El Mercado Central es el mercado más grande de Budapest y un punto de parada ineludible para muchos turistas donde podemos encontrar una gran cantidad de los llamados Hungaricum.

Visitando el mercado más grande de Budapest: tesoros en el Gran Mercado Central

El Mercado Central es el mercado más grande de Budapest y un punto de parada ineludible para muchos turistas donde podemos encontrar una gran cantidad de los llamados Hungaricum, productos locales y platos tradicionales.

Si visitas Budapest, el Mercado Central es el lugar perfecto para conocer más sobre la cultura y la cocina húngara. El magnífico edificio se ve hermoso desde el exterior y de igual manera esconde verdaderos tesoros en el interior.

El Mercado Central

En el estribo lateral de Pest del Puente de la Libertad se encuentra el Mercado Central de Budapest. Es el mercado cubierto principal más grande de la ciudad. El edificio con techo de de Zsolnay se inauguró en 1897. En ese momento los productos frescos llegaban sin parar a través de un canal.

Hoy en día ya no hay canal, pero lo que sí quedan son verduras frescas, frutas, carnes de calidad, salames y otros productos de productores nacionales. El Mercado Central es una zona de visita obligatoria para los turistas, por lo que no es de extrañar que no falten los souvenirs. Arriba en el segundo piso, una línea de buffet ofrece delicias húngaras que atrae a todos con sus aromas.

Los Hungaricum

El Gran Mercado Central tiene tres niveles y los visitantes pueden ver una parte de la cultura húngara en cada piso. Los puestos que ofrecen productos Hungaricum tienen su propio pasillo: en el nivel -1 se creó un pasillo entero de 140 metros de largo lleno de diferentes Hungaricum.

La vitrina del sótano del Gran Mercado Central presenta Hungaricum de diferentes tipos como el Tokaji Aszú, las gotas Béres, el Unicum, la paprika de Kalocsa, las salchichas de Csaba y Gyula, los salamis Herz y Pick, los bordados de Kalocsa, el foie gras, el agua de soda, la miel de acacia, el pálinka, la Porcelana Zsolnay o las cebollas de Makó. Los húngaros suelen utilizar las comidas y bebidas que acabamos de enumerar para cocinar, pero el foie gras es un manjar especial que se come principalmente durante las vacaciones y el Unicum es una bebida alcohólica de color muy oscuro hecha a base de hierbas, disponible en varios sabores.

Además de comida y productos hechos a mano, también puedes encontrar juguetes especiales, como el Cubo Rubik. Este rompecabezas 3D fue inventado originalmente por el escultor y profesor de arquitectura húngaro Ernő Rubik en 1974. El complicado cubo debe girarse hasta que todos los lados tengan el mismo color, lo cual no es una tarea fácil. El juego de lógica es muy popular y conocido en todo el mundo.

Las cajas secretas húngaras también se pueden encontrar en el mercado. Solo hay una forma de abrirlos y si no conoces el método especial, es una tarea difícil. No se abre en absoluto de la manera como se podría imaginar a primera vista, pero es muy divertido descubrirlo. Los amables vendedores tarde o temprano le darán la solución a aquellos que no puedan resolverlo por sí mismos.

La primera planta del Mercado Central

En esta parte del mercado se puede elegir, entre otras cosas, productos de carne elaborados de ganado bovino gris húngaro y Mangalica, y las frutas y verduras húngaras frescas se alinean frente a los vendedores. Incluso puedes encontrar productos lácteos de productores locales como leche de cabra o vaca, quesos y yogures. En el espacio de la escalera, puedes conocer las regiones vitivinícolas húngaras y las variedades de vinos.

Con frecuencia, hay días nacionales temáticos en el mercado en los que puedes comprar productos únicos de otro país. Por ejemplo, Francia, Italia, Alemania, entre otros. También organizan una cata en grupo para conocer las delicias de los puestos.

Cocina húngara

En la planta superior hay un comedor, donde podrás probar la deliciosa cocina húngara, que se elabora con productos frescos. En Hungría, es común usar polvo de pimentón de Kalocsa para dar sabor a las comidas; el polvo puede ser dulce o picante. Por lo general, los platos húngaros son picantes, si pruebas uno, lo verás.

Además de los lángos, que es una especie de comida rápida húngara que está disponible en muchos sabores (tradicionalmente hechos con salsa de ajo, untados con crema agria y cubiertos con queso), la sopa goulash, el repollo relleno y los panqueques Hortobágy están constantemente presentes en las mesas laterales de los buffets de lado a lado.
Por supuesto, para aquellos que quieran probar las especialidades en buenos restaurantes, pueden optar por visitar el centro de Budapest, saliendo del Mercado Central y tomando el tranvía 47, 48 o 49, ya que hay muchas opciones para degustar de la gastronomía húngara.

¿Cómo llegar al Gran Mercado Central de Budapest?

El Gran Mercado Central está en el Boulevard Vámház 1-3. No es difícil de encontrarlo porque su alto edificio se puede ver desde lejos. El Balneario Termal Gellért está en el lado opuesto del Danubio, junto al Monte Gellért.

Si deseas visitar el fragante y siempre concurrido Mercado Central de Budapest, la forma más fácil de llegar es con el tranvía número 2. Este tranvía también se llama «tranvía panorámico», porque recorre las orillas del Danubio del lado de Pest y pasa por muchos puntos turísticos interesantes.

El Mercado Central es el mercado más grande de Budapest y un punto de parada ineludible para muchos turistas donde podemos encontrar una gran cantidad de los llamados Hungaricum, productos locales y platos tradicionales.

Pero se puede llegar al Mercado Central de varias maneras, incluidos los tranvías 47, 48 y 49, cuya parada final está en la plaza Deák Ferenc, que es uno de los puntos céntricos de transporte más importantes de Budapest.

El Mercado Central de Budapest es el mejor lugar para el que quiera llevarse a casa un regalo especial como recuerdo para sus seres queridos, pero también es perfecto para contemplar un poco el estilo de vida húngaro, ¡literalmente!

Si tienes ganas de visitar Budapest, ¡contáctame y exploremos la ciudad juntos!