Los dulces húngaros más deliciosos: desde los famosos strudels hasta el peculiar rollo de semillas de amapola

No cabe duda de que los húngaros son un tanto golosos y su afán por los postres exquisitos es inigualable.

En Europa Central se puede encontrar una gran variedad de dulces como los rollitos de semillas de amapola o de nueces, el zserbó, los strudels o el pastel de chimenea.

Los dulces húngaros más deliciosos: desde los famosos strudels hasta el peculiar rollo de semillas de amapola

No cabe duda de que los húngaros son un tanto golosos y su afán por los postres exquisitos es inigualable. Como resultado, el país es conocido por muchos dulces únicos y deliciosos que vale la pena probar.

Si visitas Hungría, quizás también hayas oído hablar de la gastronomía húngara donde la paprika en polvo, la salchicha y la cebolla son imprescindibles. Aunque no solo vale la pena probar los platos principales, sino de igual manera también los postres.

En el centro de Europa se puede encontrar una gran variedad de dulces como, por ejemplo, los rollitos de semillas de amapola o de nueces, elaborados normalmente en la época de invierno, el delicioso zserbo, los sabrosos strudels o el singular pastel de chimenea que se puede pedir en muchos sabores.

Los strudels

Budapest tiene muchas caras, merece la pena volver a visitarla todos los años. Puedes hacer un agradable paseo junto al río Danubio, ver el Puente de las Cadenas Széchenyi, luego pasear por el centro pasando por la plaza Deák o el parque Elisabeth y, si solo quieres probar algo realmente especial, visita el restaurante Strudel House en la calle Október 6. Tiene un hermoso edificio construido en 1812 y puedes probar la sopa de pescado húngara, el goulash e incluso los strudels y otros pasteles. Si después de haber satisfecho tu curiosidad gastronómica, puedes continuar el paseo por la ciudad, pues no muy lejos se encuentra la magnífica Basílica de San Esteban.

Hay strudels de muchos sabores tanto dulces como salados: requesón dulce, cereza, manzana, ciruela, albaricoque, semilla de amapola, repollo, carne, queso, castaña… ¡todo lo que te puedas imaginar! Los sabores se pueden mezclar, como la semilla de amapola con la cereza o el requesón con el albaricoque. Cada uno es delicioso sin importar tu elección y, créeme, no será una elección tan fácil.

Pastel de chimenea

En el centro de Budapest encontrarás muchos vendedores de pasteles de chimenea por la calle. Son tan buenos que a veces tienes que esperar un poco en la fila hasta conseguir tu dulce húngaro, pero siempre merece la pena esperarlo. Los pasteles de chimenea tienen una apariencia única, bueno, se asemejan a una chimenea y de ahí viene el nombre. Es tradicionalmente un dulce en Transilvania en la región Székely que alguna vez formaba parte de Hungría.

Ver cómo el pastelero del dulce de chimenea lleva a cabo el proceso también es emocionante. Los dulces se hornean en un tronco y los hacen girar sobre brasas pero antes el postrero los espolvorea con azúcar y alguna especia, normalmente canela, coco rallado, vainilla, nuez o cacao, aunque hoy en día los hay de muchos sabores más. Si estás cerca de la plaza Deák Ferenc y quieres ir por la avenida Andrássy a la Plaza de los Héroes, encontrarás algunos puestitos de dulces de chimenea.

Pastel Dobos o dobostorta

El dobostorta húngaro es un bizcocho de siete capas relleno de chocolate. El pastel se hizo por primera vez en 1884-85. El inventor y pastelero, Dobos C. József, inventó este delicioso pastel porque quería un postre que pudiera mantener su forma y consistencia, así como ser comido y disfrutado durante mucho tiempo, incluso con las técnicas de enfriamiento ligeramente obsoletas de la época.

Afortunadamente, puedes encontrar una gran variedad de lugares durante tu recorrido por Budapest. Una de las confiterías más antiguas y reconocidas se encuentra en el distrito del Castillo de Buda, la pastelería Ruszwurm. Imagínate sentado en el antiguo edificio histórico donde el pastelero Schwabl Ferenc abrió un «restaurante de dulces» en 1827 para comer una sabrosa rebanada de pastel Dobos, disfrutar de una taza de café y luego mirar a tu alrededor y ver el hermoso distrito del Castillo, donde se encuentra el Bastión de los Pescadores, la Iglesia de Matías y pasear por el patio del Palacio de Sandor y el Palacio Real de Buda. ¡Una experiencia de viaje fantástica!

Pastel de Eszterházy

Además, la pastelería Ruszwurm es un lugar donde merece la pena probar la tarta de nueces Eszterházy. El característico manjar de nuez adornado con un diseño elegante se hizo por primera vez en el siglo XIX. Sin embargo, solo podemos adivinar en lo que se respecta al creador; algunas personas dicen que habría podido ser Franz Sacher, el conocido pastelero que sirvió en la corte de Esterházy. Todavía hay un debate sobre si el pastel Esterhazy original tiene 4 o 5 capas, aun así, el pastel es fantástico.

Después de haber probado los dulces más exquisitos húngaros, definitivamente deberías dar un agradable paseo y maravillarte con el panorama del Castillo de Buda. Incluso se puede ver desde ahí el Parlamento y la Basílica de San Esteban. En la parte de Pest, si quieres descubrir una nueva área, ve a la cafetería Szamos en la plaza Vörösmarty y explora el centro de Budapest.

Zserbó

El zserbó es también un delicioso dulce húngaro que suele servirse durante las celebraciones, como Navidad o Semana Santa. Afortunadamente, puedes probarlo en el Gerbeaud Coffeehouse and Pastry, ubicado en la conocida plaza Vöröstmarty. La pastelería fue inaugurada en 1858 y funciona desde entonces.

Este pequeño pastel tiene una masa quebradiza en el cual las capas se rellenan con mermelada de albaricoque junto con nueces molidas y la parte superior se cubre con una capa de chocolate. El origen del pastel zserbó aún no está claro, algunos dicen que un maestro pastelero de Suiza hizo el primero a finales del siglo XIX, aunque otros cuentan que fue inventado después de la Primera Guerra Mundial. De todos modos, a todos les encanta este pequeño pero delicioso pastel.

Bejgli – rollo de nuez o semillas de amapola

El beigli es otro dulce igualmente famoso que se suele hacer durante la noche de Navidad. El bejgli o rollo de hojaldre tiene dos rellenos tradicionales: nuez y semilla de amapola. Según la creencia popular, las nueces deben comerse para evadir el deterioro en nuestras vidas y las amapolas traen abundancia a nuestros hogares. Hoy en día hay de muchos sabores como castaña, requesón y pasas, cacao, semilla de amapola mezclada con mermelada de cereza, entro muchas otras más.

Por lo general, puedes encontrarlo en el período de invierno cuando abren los maravillosos mercados navideños en Budapest. El más popular se encuentra justo en frente de la Basílica de San Esteban, hay un árbol de Navidad enorme y brillante, a la vez también puedes ver el espectáculo de luces en la pared de la Basílica. Sin embargo, la plaza Vörösmarty también es un lugar que vale la pena visitar durante este período porque también puedes encontrar comida increíblemente buena allí.

Si quieres visitar Budapest, ¡no dudes en contactarme! Exploremos la ciudad juntos.